María Teresa Bonilla

Directivas de la fundación Make-A-Wish se reúnen con medios hispanos para promover su labor de amor y esperanza

Decrease Font Size Increase Font Size Text Size Print This Page

Recientemente directivos de esta noble fundación se reunieron con varios medios hispanos, entre ellos Panorama Online, para continuar dando a conocer sus proyectos, pero sobre todo la necesidad que existe de que más voluntarios que hablen español se vinculen a Make-A-Wish. Foto: Maria Bonilla/Panorama Online

Phoenix, Arizona, 8 de marzo. Make –A- Wish Foundation de Arizona, casa matriz de esta organización que hoy en día tiene sedes en cada estado de los Estados Unidos y en 30 países alrededor del mundo, se dedica a llevar esperanza y alegría en momentos críticos a los niños que padecen enfermedades que pueden poner en riesgo sus vidas y a sus familias apoyados por el alma y la fuerza de la comunidad en general.

” Yo deseo tener una fiesta”, “Yo deseo ir a la Nieve”, “Yo deseo ser un jugador de los Diamonbacks, “ Yo quiero ir a Disnayland”, “Yo quiero una remodelación para mi cuarto, “ Yo quiero viajar en un crucero”… Estos son solamente algunos ejemplos de las peticiones más frecuentes de los niños cuando se les da la oportunidad de vivir la magia a través de un sueño, y donde quizás el límite de Make-A-Wish Foundation para convertirles en realidad sus deseos, sea el cielo.

La magia comienza una vez que el niño es elegido luego de ser referido por un médico, trabajador social, sus padres o tutores legales ante la organización. Los involucrados, generalmente de 2 a 3 voluntarios, se encargan de crear una atmósfera especial que resulta inolvidable y donde el niño manifiesta su deseo favorito.

El objetivo principal de todos los que laboran para esta organización es brindarle una felicidad tan grande a cada uno de estos niños, quienes deben tener una edad que oscile entre los 2 y medio y 18 años, que no haya enfermedad que quepa en su cuerpo y lograr que se olviden, aunque sea por un instante, del dolor, la tristeza y la frustración.

Por esa razón recientemente directivos de esta noble fundación se reunieron con varios medios hispanos locales , entre ellos Panorama Online, para continuar dando a conocer sus proyectos, pero sobre todo la necesidad que existe de que más voluntarios que hablen español se vinculen a Make-A-Wish.

Carlos Inostroza, un venezolano con un corazón de oro, quien desempeña un papel protagónico en este “cuento de hadas” con su cargo de “Wish Manager”,  lo que en español traduciría algo asi como Gerente de Deseos, y quien trabaja con la organización hace aproximadamente 12 años, fue una de las personas encargadas de hablar para los presentes de la necesidad actual de voluntarios.

En la foto, Carlos Inostroza, (der), quien tiene el cargo de “Gerente de Deseos”, en Make-A-Wish Foundation posa junto a Oscar y su padre. Recientemente el niño realizó un viaje a Disneyland junto a su familia y dijo que fue “una bonita experiencia”. Este año Make-A-Wish Arizona tiene el objetivo de conceder 380 deseos. Foto: Maria Bonilla/Panorama Online

Carlos comenta que dentro de su labor, contrario a lo que la gente piensa, no hay tiempo para la compasión y la tristeza, “Cada niño que se acerca a nuestra organización es distinto y único para nosotros, para cada niño su deseo es lo máximo y es lo mejor que le puede pasar en ese momento en su vida”, aseguró.

Según comenta Inostroza, existe una lista considerable de niños hispanos esperando ver convertidos en realidad sus deseos debido a la carencia de voluntarios bilingües para colaborar en casos donde se requiere la comunicación tanto en español como en inglés.

Para obtener una lista completa de las oportunidades de voluntariado que existen en la actualidad, viste arizona.wish.org/volunteer o llame al número 602.342.9453

–Labor de Fe y esperanza

Lo interesante de esta noble causa es que no solo el niño recibe el beneficio de ver convertido en realidad algo que siempre ha anhelado sino que su familia inmediata, padres y hermanos generalmente, también comparten con el esos momentos únicos, incluso muchas veces a un amigo del niño se le permite hacer parte de esta especie de sueño.

En Make-A-Wish de Arizona, que ha sido reconocida como una de las mejores organizaciones sin animo de lucro, se lleva a cabo una labor de amor esperanza que cambia vidas, llevandoles apoyo, fortaleza y alegría a los niños, pero también a sus familias que por un instante se alejan de la angustia de ver a su ser querido pasar por este difícil momento. Y es que muchas de estas familias se envuelven tanto en la enfermedad que no pueden pensar en la diversión o el esparcimiento, no tienen ni el tiempo ni la energía para ocuparse de planear algo, porque lamentablemente el tema de la enfermedad lo envuelve todo.

–Una semilla de amor que se sembró en Arizona

Fue precisamente en Arizona donde germinó por primera vez la semilla de la fe y la esperanza para millones de niños en todo el planeta.

En 1980, Chris Greicius un pequeño de 7 años de edad que padecía de leucemia y era en ese entonces paciente del Hospital St. Joseph de Phoenix, soñaba poder vestirse de policía motorizado tal como los protagonistas de la famosa serie de televisión de los 80’s, “CHIPs”.

La policía de caminos de Arizona hizo realidad el sueño de Chris, proporcionándole un uniforme completo e incluso adornando su pequeña motocicleta de juguete con todos los objetos oficiales que usa la policía. La sonrisa y el brillo de su cara gracias a este inolvidable gesto, quedaron grabados en los corazones de los involucrados.

Chris falleció poco después de ver su deseo convertido en realidad, pero su madre y el grupo de individuos que colaboraron junto a ella para darle este momento de gran felicidad, se inspiraron para juntos dar inicio a esta gran organización por la cual millones de niños en tratamientos médicos han recobrado la esperanza y por un instante se han sentido afortunados en medio del momento más difícil de sus vidas.




You must be logged in to post a comment Login