María Teresa Bonilla

Encuentro casual con José Antonio Vargas

Decrease Font Size Increase Font Size Text Size Print This Page
En la foto con José Antonio Vargas, un periodista que tuvo que ocultar por mucho tiempo su estatus migratorio para poder trabajar, su historia ha sido contada en CNN en el documental "Documented". Me lo encontré por casualidad en Los Angeles en 2014, un verdadero privilegio el haber,o conocido y decirle que yo era como él

En la foto con José Antonio Vargas, un periodista que tuvo que ocultar por mucho tiempo su estatus migratorio para poder trabajar, su historia ha sido contada en CNN en el documental “Documented”. Me lo encontré por casualidad en Los Angeles en 2014, un verdadero privilegio el haber,o conocido y decirle que yo era como él

Phoenix, Arizona, marzo 2016. Caminando de regreso al hotel durante la Convención del Concilio Nacional de la Raza de 2104, celebrada en el Centro de Convenciones de Los Angeles, me encontré con José Antonio Vargas. En una ciudad plagada de luminarias y personalidades de todo tipo, quizá este nombre no quiera decir mucho, pero yo inmediatamente lo reconocí, porque es alguien a quien admiro y con quien me identifico mucho.

Este muchacho de origen filipino es un periodista que ha trabajado para diferentes e importantes medio de comunicación en los Estados Unidos con bastante éxito, pero un día decidió contar su verdadera historia y salir de las sombras. El ha sido un indocumentado más que ha tenido que ocultar su estatus para poder trabajar.

Vargas llegó a Estados Unidos a los 12 años con su abuelo y ha vivido en el país de manera “ilegal” desde entonces. Su reportaje “Documented”, emitido por la cadena CNN, volvió a poner en el centro de la escena los problemas de los niños que han crecido en Estados Unidos y no conocen otro país, pero se arriesgan a ser expulsados en cualquier momento.

Poco días antes de coincidir con él en las calles de Los Angeles, cuando se dirigía a presentar su documental en el marco de la conferencia de NCLR, había sido arrestado en un aeropuerto de Texas, cuando se encontraba en McAllen en los actos en apoyo a los niños centroamericanos y documentando la labor de la organizaciones que ayudan a los niños cuando llegan a la frontera.

Finalmente fue liberado y pudo llegar a esta otra cita que tenia en Los Angeles. Por esos días estuvieron por ahí Lady Gaga, Sofia Vergara, Gilberto Santa Rosa, Eduardo Verastegui.

Me hubiera encantado coincidir con ellos, pero el destino me puso en frente de Vargas, yo solo le atine a decir que como el estuve mucho tiempo viviendo una vida doble, que por 14 años también fuí una periodista sin estatus y que finalmente hoy soy residente de este país.

Vargas es un valiente que ha expuesto su verdadero yo ante el ojo público, muchos lo han juzgado otros se sienten reflejados en su historia de lucha. Yo pertenezco al último grupo.

El ser indocumentado no se quita porque te den papeles, porque realmente eso no define a un ser humano. Al día de hoy estoy por creer que es hasta un privilegio, porque las experiencias que te permite vivir esa situación, de aprendizaje y lucha, son únicas.

Gracias a Dios por héroes comunes como José Antonio Vargas y por encuentros mágicos como este.




You must be logged in to post a comment Login