María Teresa Bonilla

El azul y el rojo, el Ying Yang de la democracia en los Estados Unidos

Decrease Font Size Increase Font Size Text Size Print This Page

Debido a que existe la democracia en Estados Unidos, la gente puede tener diferencias políticas, pero eso no los hace enemigos. Los Partidos rojo y azul han convivido con sus diferencias por siglos hasta 2016

Phoenix, AZ. Noviembre 2020.

Por Maria Teresa Bonilla.

Los partidos políticos oficiales de Estados Unidos, Republicano y Demócrata, empezaron a tomar forma desde que se escribió la constitución en 1787. El Republicano tomó forma oficial concretamente en 1854 y fue un partido formado mayoritariamente por miembros de raza blanca que buscaban abolir la esclavitud.

El Demócrata se formó en 1828 convirtiéndose en el partido político activo más antiguo del mundo. En sus inicios atrajo a los europeos católicos que recién llegaban a Estados Unidos.

El Partido Demócrata no podría existir sin el Republicano y viceversa. De hecho, nacieron juntos llamándose Partido Demócrata-Republicano y fue iniciado por Thomas Jefferson y James Madison.

Debido a que existe la democracia en Estados Unidos, la gente puede tener diferencias políticas, pero eso no los hace enemigos. Los Partidos rojo y azul han convivido con sus diferencias por siglos hasta que todo cambió en 2016.

Es lamentable la división que se ha creado, dentro del territorio estadounidense donde no se respetan las ideologías de ambos partidos y es triste ver como muchos miembros de ambos partidos han caído en la utilización de la violencia verbal en redes sociales como excusa para defender sus puntos de vista.

Simpatizantes del presidente electo Joe Biden y de la vicepresidenta electa Kamala Harris marchan en Nueva Orleans, el domingo 8 de noviembre de 2020. (Chris Granger/The Advocate via AP)

Pero aun más lamentable es la intervención sin justificación de personas extranjeras opinando sobre el proceso de votación democrático en Estados Unidos. Existe un grupo en particular que se llama “venezolanos en Chile”, que compartió en Instagram una imagen de la Estatua de la Libertad dándole una cachetada a Biden. Esa imagen fue una cachetada para los símbolos de la democracia de este país.

Es ahí donde se ve la ignorancia sobre temas que atañen a los estadounidenses, que si bien es un país que le ha abierto los brazos a todos, hoy se ve maltratado por comunidades que ni siquiera viven en suelo americano.

Soy periodista y todos sabemos que uno de los privilegios básicos que tiene la democracia, es la libertad de prensa y expresión, punto que esta bien definido dentro de la constitución de los Estados Unidos. Sin embargo, es triste ver cómo se abusa de esta libertad y este privilegio para herir y crear más caos.

Me llama mucho la atención el caso de los hermanos venezolanos, porque andan pidiendo un TPS en Estados Unidos. En septiembre de este año fueron precisamente los demócratas quienes presentaron ante el Congreso un proyecto de ley para otorgarles el TPS a los venezolanos y fue el senado republicano quien lo rechazo.

Es lamentable la división que se ha creado, dentro del territorio estadounidense donde no se respetan las ideologías de ambos partidos y es triste ver como muchos miembros de ambos partidos han caído en la utilización de la violencia verbal en redes sociales, como excusa para defender sus puntos de vista

Las acciones de personas que no viven en estados Unidos pero que opinan sobre su política interna me hace pensar que no tienen ni idea sobre los partidos oficiales, Republicano y Demócrata sino que solo saben el nombre de dos personas Biden y Trump.

Cuando Trump lanzó su candidatura el 16 de junio de 2015, muchos se sorprendieron de que lo hiciera como candidato republicano, ya que siempre mostró posturas demócratas y se declaro “pro-choice”, frente al aborto. En este video pueden ver la entrevista donde lo dijo:

El tema del aborto me recuerda otra situación. No porque eres demócrata quiere decir que automáticamente estas a favor del aborto y eres ateo.

Desde que Trump tomo posesión y más en las elecciones recientes después de ver que su gestión fue pésima frente a la inmigración, las relaciones internacionales, el medio ambiente, la forma en como enfrentó la crisis del COVID-19, y una lista interminable de un pésimo gobierno, son muchos los republicanos de peso que decidieron votar por el presidente electo Joseph R. Biden Jr. y actualmente existen muchos grupos que se hacen llamar “Republicanos por Biden”.

Aquí algunos nombres de importantes republicanos que ya no apoyan a Trump:

-Cindy McCain/ Viuda del senador por AZ durante 36 años, John McCain.

-John Kasich/ Ex gobernador de Ohio.

-Colin Powell/ Ex secretario de Estado.

-Miles Taylor/ Exj efe de personal del Departamento de Seguridad Nacional.

-Christine Whitman, ex gobernadora de Nueva Jersey.

-Susan Molinari, ex congresista de Nueva York.

-Carly Fiorina, candidata presidencial de 2016.

-Jeff Flake, Ex senador de Arizona:

-Gordon Humphrey, Ex senador de New Hampshire

-Ex Representante Jim Kolbe de Arizona

Más de 70 altos funcionarios de seguridad nacional republicanos, horas antes de que Biden aceptara la nominación demócrata, los funcionarios publicaron una carta en la que indicaban que votarían por Biden en noviembre y que Trump “no era apto para liderar”. Entre los firmantes se encontraban el ex secretario de Defensa Chuck Hagel; Michael Hayden, el ex C.I.A. y N.S.A. director; John Negroponte, ex director de inteligencia nacional; y William Webster, ex director de C.I.A. y el F.B.I.

Lo que pretendo con este pequeño análisis de la situación, es recordar que Estados Unidos tiene dos Corrientes políticas oficiales: Republicanos y Demócratas, ambas al final solo representan la libertad del ciudadano de poner en marcha sus sueños, convertirlos en sustento y salir adelante. Ningún presidente de este país ni Trump ni Biden, son de izquierda, es un atrevimiento que personas ajenas a Estados Unidos acusen a cualquier político de socialista/comunista, en Estados Unidos.

Por lo general los que han hecho estas acusaciones son personas fanáticas, que condenan la adoración a ídolos y han convertido a Trump en un Dios, personas que creen en mentiras infiltradas por manos criminales en redes sociales, y sin miedo las promueven y divulga.

La libertad de expresión es un privilegio común de las democracias en el mundo, no abusemos de ese privilegio para crear caos.

Hagamos como sugiere San Francisco de Asís:

“Señor, haz de mi un instrumento de tu paz. Que allá donde hay odio, yo lleve el amor. Que allá donde hay ofensa, yo lleve el perdón. Que allá donde hay discordia, yo lleve la unión”.

 

You must be logged in to post a comment Login