Agencias

Las flores, favoritas en San Valentín, también pasan por rigurosa revisión

Decrease Font Size Increase Font Size Text Size Print This Page

Sin duda unas de las principales protagonistas del Día de San Valentín son las flores, que cada año dibujan una sonrisa en el rostro de las personas que las reciben de sus seres queridos, no sin antes pasar por una rigurosa inspección de la aduana.

Rosas, claveles, margaritas… lo importante es el mensaje y la intención de demostrar al ser amado lo especial que es en una fecha tan señalada en la que se conmemora el amor y la amistad en gran parte del planeta.

Por ello en estas fechas Estados Unidos, uno de los principales importadores de flores del mundo, se enfrenta a un desbordante tráfico de plantas procedentes de México y Suramérica, productores de algunos de los ejemplares más solicitados y vistosos.

Todo este movimiento obliga al Gobierno estadounidense a extremar el control en las aduanas para evitar que lo que hoy es un regalo pueda ser mañana una pesadilla en forma de enfermedades o plagas procedentes del exterior.

Especialmente importantes son estas medidas en Miami, el puerto con mayor nivel tráfico de flores del país.

Esta ciudad de Florida procesa cada año 123 millones de ejemplares, el 83 por ciento de las que entran en Estados Unidos, muy por delante de los 7,5 millones que ingresan por Los Ángeles y de los 4 millones de Nueva York, según datos de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP).

El hecho de ser un punto estratégico en el sur de país y de tener una importante representación de población hispana hace que los países suramericanos vean en la ciudad un interesante foco para dar entrada a sus productos.

Miami inspecciona el 93 por ciento de los 97 millones de flores procedentes de Colombia que entran en Estados Unidos y que convierten al segundo país exportador del mundo, solo por detrás de Holanda, en el que mayor presencia tiene en Norteamérica.

Este gran volumen de circulación, que conlleva un control riguroso, hizo que durante el año 2009 se detectaran en las aduanas de la ciudad 1.566 posibles plagas, uno de los principales daños colaterales que trae consigo el desembarco de flores extranjeras.

Todos estos datos hacen que la ciudad estadounidense redoble sus esfuerzos con la llegada de San Valentín, ya que recibirá más del 80 por ciento de las flores frescas del país.

Los agentes de aduana no serán los únicos que tendrán trabajo extra estos días ya que las empresas de transporte también ampliarán su flota y sus recursos para que todo llegue a tiempo.

Es el caso de UPS, que en estos días se enfrenta a un aumento del 75 por ciento con respecto al tráfico habitual, lo que implica a su vez un incremento en el aspecto logístico que incluye contenedores de embarque con control de humedad o centros de almacenamiento refrigerados en los alrededores del aeropuerto.

“A fin de satisfacer la demanda de flores para el día de San Valentín hemos añadido 16 vuelos y actualizado 4 aviones con mayor capacidad para acomodar la carga adicional que llega a Miami”, afirmó Tom O’Malley, vicepresidente de carga de UPS Américas.

You must be logged in to post a comment Login