Ernesto Moncada

Viva PHX 2016: Un festival urbano y sin fronteras

Decrease Font Size Increase Font Size Text Size Print This Page
Viva PHX se ha convertido –en poco tiempo–, en uno de los festivales musicales más importantes de la capital arizonense y del estado. Foto: Jon Goodell

Viva PHX se ha convertido –en poco tiempo–, en uno de los festivales musicales más importantes de la capital arizonense y del estado. Foto: Jon Goodell

Phoenix, Arizona. Especial de festivales musicales de Primavera 2016. El pasado 12 de marzo, las calles de nuestro bello centro de Phoenix fueron invadidas por cerca de diez mil fanáticos de la música en vivo, durante la tercera edición del festival anual Viva PHX, el cual presentó 70 actos distribuidos en 17 escenarios, todos ellos localizados a cortas distancias entre sí.

El evento, como en los dos años pasados, fue un éxito rotundo, con artistas locales y agrupaciones de renombre internacional, tocando frente a numerosas multitudes listas para divertirse.

Involucrando alrededor de siete horas de música en directo –con las primeras actuaciones comenzando a las 7:00 pm y las últimas terminando cerca de las 2:00 a.m.–, ver todas es prácticamente imposible. Como en SXSW (South by Southwest), el célebre evento de Austin, Texas, cuyo modelo es reproducido en Viva PHX, cada persona tiene que priorizar entre las numerosas opciones del ecléctico programa.

Además, esta vez Viva PHX compitió con la segunda noche del McDowell Mountain Music Festival, y aunque ninguno de estos eventos sufrió bajas ventas de boletos por ello, mucha gente se quedó con ganas de disfrutar ambos.

Esperemos que en años venideros los organizadores prevengan este tipo de conflictos y permitan que cada festival goce de su propio fin de semana.

Son tantos los artistas de primera linea que se presentaron en el festival Viva PHX, que el público se vio en la dificultad de priorizar cual scenario escoger, sin embargo el  escenario principal en la Avenida Central y Cityscape, donde tocaron las dos bandas más esperadas este año, Neon Indian y Crystal Castles, fue el más visitado.  Foto: Joe Goodelle

Son tantos los artistas de primera linea que se presentaron en el festival Viva PHX, que el público se vio en la dificultad de priorizar cual scenario escoger, sin embargo el escenario principal en la Avenida Central y Cityscape, donde tocaron las dos bandas más esperadas este año, Neon Indian y Crystal Castles, fue el más visitado.
Foto: Jon Goodell

Invasión de escenarios

Un aspecto interesante de Viva PHX, es que no sólo aprovecha las instalaciones existentes en varios bares y restaurantes del centro de Phoenix, sino que también erige espacios en puntos estratégicos en el vecindario. Tal fue el caso del escenario principal en Avenida Central y Cityscape, donde tocaron las dos bandas más esperadas este año, Neon Indian y Crystal Castles, quienes mantuvieron bailando a los asistentes de principio a fin. Antes de estos, Beach Fossils también gozaron de un gran recibimiento.

Otros escenarios que registraron numerosas asistencias: el de la calle Monroe, con Mystic Braves, Rocket From the Crypt y The Growlers; el de Crescent y Avenida Dos, con Dry River Yacht Club y Djentrification; el situado dentro de Crescent Ballroom, con This Will Destroy You y Punk Rock Karaoke; el del Templo Masónico, con Lydia y The Technicolors; el de Valley Bar, con Eleanor Friedgerger (de Fiery Furnaces) y Phoenix Afrobeat Orchestra; el de Punk Rock Alley, con Playboy Manbaby y Roar; el de Last Exit Live, con Celebration Guns y Harrison Fjord; y el de Grace Chapel, con Tobie Milford y Flamenco por la Vida.

Por su gran versatilidad, excelentes actos y suculentas opciones para comer y beber, Viva PHX se ha convertido –en poco tiempo–, en uno de los festivales musicales más importantes de la capital arizonense y del estado. No nos sorprenderá si alcanza la notoriedad de SXSW en dos o tres años.

You must be logged in to post a comment Login